‘The Lego Movie’ cuenta la historia de Emmet, una minifigura sin alguna característica especial, que siempre sigue las reglas y que carece de imaginación. Un día, saliendo de su trabajo, ve una persona misteriosa en el sitio de construcción donde trabaja y al seguirla cae en un calabozo donde encuentra ‘La pieza de resistencia’. Sin saberlo, Emmet encontró el artefacto que salvará el mundo Lego de los malvados planes del Sr. Negocios y que además le da el título de ‘el Elegido’: la persona más talentosa, más interesante y más extraordinaria en el universo.

La película dirigida por Phil Lord y Christopher Miller es una espectacular muestra del catálogo de Lego, además de ser una de las mejores animaciones de los últimos tiempos. La película fue nominada al Óscar a mejor canción original… porque la Academia pensó que esta gran película no merecía ser nominada a mejor animación de ese año (¿‘Como entrenar a tu dragón 2’?¿Enserio?)… pero bueno, la película consiguió otros 69 premios de festivales y medios internacionales.

“Everything is awesome!”

Comencemos por el mejor logro de la película: una impecable animación computarizada. Lo más impresionante de esto es el nivel de detalle y los retos que se pusieron los creadores para darle su característica estética. Por un lado, los animadores tenían que hacer todo en Lego: el agua, las explosiones, el humo y, lo más impresionante, todo en la película se puede construir con piezas reales. Al ser todo en Lego, todo debía comportarse como un Lego, como verán en el movimiento de las minifiguras y las piezas que no estén ancladas. Y el último reto era que tenían que animar los muñecos de personas, así que nada de perfección: las minifiguras tienen las marcas de grasa de los dedos, algunas tienen mordidas y golpes que se producen por usar los Legos en general.

Pasando a la historia, aunque el arco es el típico héroe de comedia lamentable que al final salva el día, ‘La Película Lego’ logra crear una gran empatía del espectador con el protagonista; esto lleva a que la escena del enfrentamiento final tenga mucho más peso. Los demás personajes también están muy bien ejecutados según su arquetipo (especialmente el rol de mentor de Vitruvius). Los arcos se abren y cierran de manera impecable y, al ver la escena donde vemos al hijo de Will Ferrell, la película adquiere una capa de genialidad más para su receta. Por demás, la narración está acompañada de muchas referencias cinematográficas, críticas al sistema político y social y chistes bobos que encantan.

lego-movie

Por el lado de sus fallos, siento que hay muchas veces que la música se pasa. Y, aunque no es una falla que comparta, debo mencionar que la secuencia de Will Ferrell y su hijo puede no gustarle a muchas personas y parecer un bajón de ritmo. En mi opinión es la parte más hermosa, que saca lágrimas de felicidad y que me hace desear seguir siendo un niño que construye Legos.

Marry a marshmallow

Si alguna vez me conocen y parece que estoy enojado, denme un Lego al frente. Porque los Lego son lo mejor de lo mejor de lo mejor que existe en el universo universal. ‘La película Lego’ es una genialidad (así la Academia crea que no merece la estatuilla de oro). Y el mundo Lego es una realidad que solo puede sacar sonrisas y más sonrisas.

Imagen: Captura de pantalla ‘The Lego Movie’

Advertisements